Para ser feliz hay que comer

Pan de campo casero: tu primer paso hacia lo artesanal

No existe satisfacción más grande que ver sobre la mesa una panera repleta de pan casero. El pan es símbolo de unión, familiaridad y de…

Martina Zambrana

Quien escribe es:

Publicado el

Pertenece a: #Panadería

17-10-2016

Pan de campo casero

No existe satisfacción más grande que ver sobre la mesa una panera repleta de pan casero. El pan es símbolo de unión, familiaridad y de compartir; motivos más que suficientes para lanzarse a ser los cómplices de esta tríada espectacular; la cual nos impulsa a establecer una relación de complicidad con la masa.

Desde el momento en que nuestras manos se asocian a ella, se nos despierta una sensación única en la cual sabemos que debemos cuidarla, respetar sus tiempos y ser delicados. De nada sirve realizar la tarea a las apuradas, sino que debemos comprometernos realmente y en consecuencia, lograremos un buen producto.

Ver y sentir a los ingredientes enredándose en nuestras manos es emocionante desde el instante en que nos damos cuenta que vamos a ser los responsables de lo que ocurra horas después, cuando tengamos a los invitados rodeando nuestra mesa. Por lo tanto, ¡manos a la obra!

Para realizar dos panes vas a necesitar:

  • 500 g harina de trigo 000
  • 5 g aditivo
  • 5 g harina de malta
  • 10 g sal fina
  • 275 ml agua
  • 20 g levadura fresca
  • 25 g primer jugo bovino

Elaboración:

Colocar agua templada en un recipiente y agregar la levadura.

En un bowl aparte añadir todos los secos. Mezclar y hacer una corona en el centro. Verter el agua con la levadura.

Con una cuchara de madera, incorporar todos los ingredientes y luego pasar a la mesada para que comience la acción.

Con las manos unir hasta que no quede harina suelta. Una vez logrado, agregar el primer jugo bovino y encerrarlo con la masa.

Con movimientos enérgicos, incorporar la materia grasa. Al principio, vas a sentir que la consistencia es pegajosa. Luego, cuando los ingredientes estén bien integrados, comenzar el amasado, ejerciendo presión, acompañando la masa con las manos.  Amasar enérgicamente durante por lo menos cinco minutos, hasta lograr una masa lisa y homogénea.

Tapar la masa con un film en contacto y dejar descansar durante diez minutos.

Separar la masa en dos partes iguales y comenzar el primer bollado.

Dejar descansar nuevamente durante cinco minutos extras.

Realizar el segundo bollado.

Espolvorear cada bollo con poca harina y realizar dos cortes en forma de cruz en la parte superior.

En una placa poco enmantecada, colocar los bollos y taparlos con film.

Ahora viene el momento de la fermentación, uno de los puntos clave en el proceso de elaboración del pan. Es conveniente generar un ambiente cálido para realizar la fermentación, la cual debe ser lenta para lograr un mejor resultado. Dejar fermentar por lo menos una hora, hasta que el volumen del pan haya duplicado su tamaño.

Hornear a 200 grados durante 20 – 30 minutos. Te vas a dar cuenta que el pan está listo por su coloración y al golpearlo en la parte inferior, sonará como si estuviese hueco.

Pan de campo casero

¡A amasar se ha dicho! Vale la pena el esfuerzo y dedicación.

Por curiosear. Quizá te interesen.

¿qué opinás? Valoranos:

Puntaje

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Compartila con tus amigos

Pinterest

Dejanos tu comentario. Queremos leerte.

Deja tu comentario:

Los comentarios están sometidos a moderación por parte del equipo de Barborneo.

Ya se ha hecho un comentario para "Pan de campo casero: tu primer paso hacia lo artesanal".
  1. Cristina says:

    Me encantó , y me han dado ganas de comenzar a amasar un rico pan !!!

Mostrar comentarios