Para ser feliz hay que comer

Recién salido del horno o de la sartén